Humahuaca, Jujuy.

Humahuaca es el mayor asentamiento entre Jujuy y la frontera con Bolivia. Es un pueblo de calles angostas empedradas y casas de adobe, con una numerosa población quechua. Esta ubicada a 3000 metros de altura. Ademas cuenta con una población de 6.500 habitantes que esperan con los brazos abiertos de par en par, a todos los visitantes y turistas que llegan para conocer este majestuoso lugar.

El pueblo de Humahuaca es el último de los pueblos que preceden la entrada a la Puna. es el más grande y al mismo tiempo el más autóctono, ya que se mantiene relativamente cerrado al ingreso de pobladores foráneos, a diferencia de Tilcara. Pero, por sobre todas las cosas, es el que concentra la mayor densidad cultural de toda la Quebrada.

Algunos puntos que uno no puede dejar de conocer  son  la Iglesia de la Candelaria contiene una imagen del patrono del pueblo y oleos de Marcos Sapaca, pintor de la escuela de Cuzco construida en 1641. Enfrente a la iglesia está el cabildo, famoso por su reloj torre, del que cada mediodía sale una figura tamaño real de San Francisco Solano y da una bendición. El Museo Folclórico Regional, que está abierto solo para grupos de más de tres personas. Ubicado al lado de La Chichería es un espejo de la idiosincrasia y las costumbres de la Quebrada, con una muestra donde sobresalen la colección de instrumentos musicales como el erque, charango y bombo y los disfraces del famoso carnaval de Humahuaca.
En 1969, cuando fue creado el museo, estaba dedicado exclusivamente al carnaval, pero con los años se fue enriqueciendo hasta abarcar los principales aspectos de la cultura quebradeña. Es altamente recomendable visitar el museo y realizar una visita guiada, ya que de otra forma el viajero puede pasar por Humahuaca y perderse por razones de calendario festivo varios de los elementos fundamentales que hacen tan distinto a este viaje.
Entre los eventos locales está logicamente el carnaval norteño, celebrado en toda la quebrada en febrero, y luego el 2 de febrero es el día de la patrona del pueblo, la virgen de la candelaria. En Humahuaca funciona una Escuela de Teatro Antropológico, que una vez al año organizan seminarios muy interesantes. Muy cerca del pueblo está el recorrido de Los Colorados, entre cerros que van cambiando de colores a medida que uno los recorre de acuerdo a al posición del sol.

A Humahuaca se entra por una de sus típicas callecitas empedradas en las que en la noche, la luz de los faroles de hierro forjado se refleja sobre los adoquines. El aspecto del pueblo evoca los tiempos de la colonia, y las paredes de gran parte de las casas son de adobe.
Los viajeros visitan toda una serie de sitios de interés encabezados por el Monumento a los Héroes de la Independencia y al Ejército del Norte, erigido por Ernesto Soto Avendaño en homenaje a los nativos de la Quebrada que jugaron un papel primordial en la lucha por la independencia. De hecho, los pobladores de Humahuaca resistieron once invasiones realistas. Desde lo alto de las escalinatas la mirada abarca la totalidad del pueblo y la inmensa soledad de los paisajes aledaños, donde sobresalen apenas los dedos acusadores de los cardones. Por su historia y tradicion, sus paisajes y su gente, su gastronomia autoctona y hospitalidad, este es sin lugar a dudas un lugar que merece ser visitado, al que siempre se quiere regresar.

Deja un comentario